Preguntas Frecuentes

Simplemente se comunica como última voluntad a sus familiares su deseo de ser cremado a su fallecimiento, y deberá confiar en la buena voluntad de ellos de que esto será llevado a cabo. Es importante para aquellas personas que no tengan familiares o bien que entre ellos existieran discrepancias, dejar estas cuestiones resultas de antemano, pudiendo realizar por medio de un sencillo tramite su voluntad en vida, mediante escritura pública con la firma certificada de Escribano Publico o Juzgado.

Sí, es esto posible. A los efectos de realizarla, se deberá tener en cuenta lo siguiente:
- Si los restos fueron inhumados en tierra, se deberá dejar que transcurran 5 años desde su inhumación.
- Si los restos fueron depositados en nichos, bóvedas o sepulturas de material, podrán ser cremados en cualquier momento.

No, esta práctica es imposible, dado que las dimensiones de la cámara de cremación del horno admiten la introducción solamente de un (1) féretro, con lo cual esta característica es lo que nos permite garantizar la individualidad de la cremación.

El proceso se realiza en 3 horas aproximadamente, dependiendo del tamaño del cuerpo, debido a que la estatura y el peso determinará el tiempo final.

Si, en todos los casos el cuerpo será introducido en el horno crematorio en su féretro, tenga este o no caja metálica. La cremación requiere que el cuerpo este dentro de un contenedor rígido.

No se permite presenciarla, y esto se debe a los fines de preservar la integridad física y emocional de las personas.

Por supuesto que sí. El Crematorio entrega la totalidad de los restos cremados en urnas cinerarias que están disponibles en diferentes materiales: cerámica, madera, granito mármol, etc.

En nuestro país no existe reglamentación alguna en esta materia, por lo cual los familiares podrán disponer libremente sobre el destino final de las mismas.