Cremación

Es el proceso de reducir los restos humanos a pequeños fragmentos óseos como consecuencia de las altas temperaturas del horno incinerador (1000°/1200°C). Este proceso dura aproximadamente entre 2 y 3 horas.

Posteriormente se entrega una urna con el contenido de “cenizas” a los familiares para que ellos determinen cuál será su lugar de descanso; un nicho, un espacio familiar o en algún lugar con valor sentimental.

Es una opción válida, para quienes deciden conservar cercas los restos del ser querido. Hay quienes optan que sus cenizas sean arrojadas al mar, a la tierra o simplemente ser arrastradas por el viento.